Piscina, sólo para propietarios viviendas.

En la actualidad existen numerosos complejos residenciales en los que hay muchas más plazas de garaje que viviendas, y estas plazas son adquiridas por personas que no residen en la comunidad.

A partir de este momento surge la duda de si dichos propietarios de garaje tienen derecho al uso de los elementos comunes del edificio por ser propietarios de este.

En alguna comunidad se llegan a acuerdos de restricciones de uso de elementos comunes a propietarios de garajes que no disponen de viviendas.

Este tipo de acuerdos comunitarios muchas veces llegan a la impugnación ante los juzgados, puesto que los propietarios de garaje quieren tener derecho a todas las zonas comunes del residencial.

Recientemente se ha publicado una sentencia del tribunal supremo por el que avala los acuerdos comunitarios, en los que se restringe el uso de la piscina a los propietarios de solo viviendas.

Aunque también es cierto que la sentencia dice que el acuerdo únicamente ratifica el titulo constitutivo, puesto que los propietarios de garaje quedan exentos de pago de los gastos de mantenimiento de la piscina y por tanto no tienen derecho a la misma.

El Supremo señala que la comunidad de propietarios «estaba facultada para prohibir expresamente el uso de la piscina por los titulares de los garajes que no fuesen titulares de viviendas, dado que no constaba autorización para ello en sus estatutos».

Aclara que la piscina, en cuanto elemento común, no tiene como destino natural servir de disfrute a los titulares de aparcamientos, pues los adquieren para estacionar un vehículo y no por las particularidades recreativas de la edificación.

Así pues, podemos concluir que los propietarios de garaje podrán tener el uso y disfrute de la piscina siempre que contribuyan a los gastos de mantenimiento y conservación de la misma, si el titulo constitutivo los excluye de dichos gastos, también los excluye de su utilización.



contacta ahora mismo